Recientemente se ha publicado un informe de la Organización Mundial de la Salud sobre prevención del suicidio (World Health Organization, 2014)

Ver informe

2014_report_publicationNo está muy claro que los datos sobre este tema que periódicamente ofrece la OMS sean muy fiables ni comparables entre los distintos países, que tienen condicionantes, sistemas de detección y de registro diferentes.

En el anexo en el que se dan datos sobre suicidio en los distintos países se asigna a España una tasa de 5,1 por cada 100.000 habitantes cuando la media mundial es de 11,4.

En primer lugar hay que tener en cuenta que son cifras de suicidio declarado que, seguramente infraestiman las de suicidio. Probablemente los países que tienen una tasa más baja como los del norte de África, Arabia Saudí, Indonesia o México lo que tienen es una baja tasa de declaración. Es posible que algunos de los que han sido históricamente considerados como factores protectores del suicidio, por ejemplo, las religiones que niegan el enterramiento en tierra sagrada a los suicidas, sean en realidad factores protectores de la declaración del suicidio y no del suicidio mismo porque lo que hagan los familiares es intentar disimular la causa de muerte.

El informe señala también que entre 2000 y 2012 se ha producido una reducción de la tasa de suicidios del 20,3% lo que ha sido interpretado en algunos medios como una refutación de la hipótesis de que la crisis económica ha producido un número importante de muertes por este procedimiento.

http://sociedad.elpais.com/sociedad/2014/09/04/actualidad/1409826684_450206.html

Estos medios ignoran que ha habido diversas publicaciones, han argumentado que si bien en ese período se ha producido un descenso neto de la tasa de suicidios, a partir de la crisis de 2008, éste ha sido menor de lo esperable si tenemos en cuenta la tendencia que venía dibujándose desde principios del siglo, por lo que podría hablarse de un efecto negativo de la crisis sobre este indicador tanto en la región europea en su conjunto (Chang, Stuckler, Yip, & Gunnell, 2013) como en España (Lopez Bernal, Gasparrini, Artundo, & McKee, 2013).

http://www.sciencedaily.com/releases/2013/09/130917194948.htm

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23804080

En cualquier caso, con posterioridad a estos estudios, ya en 2014, el Instituto Nacional de Estadística ha publicado los datos de defunciones por causa de muerte correspondientes a 2012 (Instituto Nacional de Estadística, 2014)en los que los que, por primera vez en el período al que nos referimos, se produce no ya una ralentización del descenso sino un aumento neto de la mortalidad por suicidios de un 11,3%.

www.ine.es/jaxi/menu.do?type=pcaxis&path=/t15/p417&file=inebase&L=0

 

Chang, S.-S., Stuckler, D., Yip, P., & Gunnell, D. (2013). Impact of 2008 global economic crisis on suicide: time trend study in 54 countries. Bmj, 347(sep17 1), f5239–f5239. doi:10.1136/bmj.f5239

Instituto Nacional de Estadística. (2014). Defunciones por causa de muerte: Año 2012. Retrieved June 19, 2014, from http://www.ine.es/jaxi/menu.do;jsessionid=4D653222FB624DE27D347FC14C9E9A39.jaxi03?type=pcaxis&path=/t15/p417&file=inebase&L=0

Lopez Bernal, J. A., Gasparrini, A., Artundo, C. M., & McKee, M. (2013). The effect of the late 2000s financial crisis on suicides in Spain: an interrupted time-series analysis. European journal of public health, 23(5), 732–6. doi:10.1093/eurpub/ckt083

World Health Organization. (2014). Preventing suicide: A global imperative. Geneve: World Health Organization. Retrieved from http://apps.who.int/iris/bitstream/10665/131056/1/9789241564779_eng.pdf?ua=1